¡Descubrieron el talón de Aquiles!

Cada persona, resalta Robert Greene, tiene un punto débil. Y es esa misma debilidad, por lo general, la causa de la inseguridad. A ello se suma que puede ser la necesidad de algo o, sencillamente, emocionarse por algo. Además, la debilidad puede ser el placer, por más pequeño que sea.

Por su puesto, existen personas que
demuestran públicamente sus debilidades, otras, en cambio, disimulan. Quienes
las disimulan ‒señala Greene‒ suelen ser los que más rápidamente se desmoronan
cuando uno encuentra ese hueco en su armadura.

Resulta particularmente importante lo dicho por el autor de Las 48 Leyes del Poder, dada las circunstancias políticas y sociales que se está viviendo en estos momentos en Villarrica: “la mudanza de la terminal”.

Desde que se conoció la concreción
del proyecto, saltaron a la luz pública que el inmueble donado ‒según los que
están en contra de la mudanza‒ fue obtenido de manera irregular, razón por la
cual el acto de donación en sí fue atacado moralmente. De este modo, si uno
defiende la mudanza, son tildados ‒por parte de los comerciantes‒ que “están a
favor del negociado”.

Evidentemente, no existió
comunicación fluida entre el Ejecutivo Municipal y el Legislativo Municipal.
Desde esta perspectiva, para los que acusan que todo esto es un negociado, les
resultó fácil descubrir donde está el talón de Aquiles.

Por otra parte, a los comerciantes
también les han descubierto el talón de Aquiles: “el interés particular por
sobre el general”. Sobre esta tensión algunos trabajadores que, desde luego,
incapaces de formar sindicatos por temor a ser despedidos, responden de manera
directa a las órdenes del patrón para el cumplimientos de fines particulares:
“protestar a en contra de la mudanza de la terminal”. ¡Eureka!

La guerra mediática instaurada para
deslegitimar, y así desmoralizar, la mudanza de la terminal, con rigor de
verdad, fue planificada. Con ello pretendieron controlar la emoción de la masa
y así presionar a la Junta y al Ejecutivo, empero no supieron cómo hacerlo, ni
cómo llegar, puesto que los intereses particulares son el talón de Aquiles.

Ganará esta partida quien conozca
bien esta regla. Al decir de Robert Greene: “Conozca los límites de este juego
y nunca se deje llevar por las ansias de controlar al otro. Lo que usted busca
es poder, no la emoción de dominar”.

Correo: carcav32@gmail.com | Twitter: @3CAV | Facebook: Carlos Alberto Valdez | Instagram: carlos_alberto_valdez

Autor entrada: Carlos Alberto Valdez