Eligio Ayala, un estadista intempestivo

Eligio Ayala, un estadista intempestivo

Un modo de recordar, en parte, a Eligio Ayala es por su visión de la tragedia que se avecinaba: la Guerra del Chaco. Desde luego, para esto el estadista preparó al Estado paraguayo, saneando la finanza pública, incentivando la inversión, entre otras.

El día de hoy se recuerda el 87 años de su fallecimiento. Su muerte es aún polémica. Pero en general se está de acuerdo en que Eligio falleció por motivos pasionales. En el hecho estaban involucrados Hilda Diez (su sirvienta y amante) y el señor Tomás Bareiro.

No se sabe a ciencia cierta lo que realmente sucedió, en vista que la única testigo, Hilda Diez, cayó en varias contradicciones, según la constancia del acta de declaración tramitada ante el juzgado del crimen.

Pues bien, en el relato se menciona que, a las 20:30 del jueves 23 de octubre de 1930: “El ministro Ayala fue a la casa de Hilda Diez, quien vivía en la pequeña casa que él le había regalado en Manuel Domínguez y Samuhú Peré (hoy Juan de Salazar y Boquerón). Ayala golpeó la puerta, Hilda demoró en abrir por alguna razón y tras la insistencia de Ayala, la puerta quedó entreabierta, cuando éste ingresó al interior de la vivienda, vio al señor Tomás Bareiro escondiéndose rápidamente tras un ropero. Bareiro empezó a disparar con un revólver Smith Wesson, calibre 38, hiriendo a Ayala en el brazo, en la oreja y la tercera bala se incrustó en el vientre. Ayala, ya en el piso y desangrándose, extrajo su pistola Colt, calibre 38, y disparó cuatro tiros, hiriendo también a Bareiro. Éste, con el cuerpo cubierto de sangre, quiso huir por el patio trasero de la casa, pero no pudo lograrlo, muriendo en el intento. Ayala, que también luchaba por salvarse, se levantó muy mal herido y caminó dos cuadras hacia el Belvedere, tomó un taxi pidiendo al chofer que lo trasladase al sanatorio Masi Escobar”.

Por lo que se sabe de Tomás Bareiro, este era un hombre desempleado, que recibía favores de la sirviente Hilda. Así culminaba la historia de un hombre sin empleo y un exPresidente y Ministro de Hacienda. Eligio Ayala dejó de existir a las a las 14:15 del 24 de octubre de 1930.

Resultado de imagen para carta escrita por eligio ayala

Eligio Ayala creía que sólo mediante el ejercicio de una pedagogía ciudadana sería posible clarificar el porvenir político pues “Las democracias incultas -dijo- por lógica de la menor resistencia caen en los unicatos dictatoriales“.

“En el gobierno nos hemos desenvuelto din echarle culpas al pasado. Yo no busqué el cargo de Presidente, ni tampoco me empeñé en conservarlo”.

El 1° de marzo del 2011 (fecha en que se conmemora el Día de los Héroes en Paraguay), sus restos fueron depositados en el Panteón Nacional de los Héroes en Asunción como reconocimiento a los servicios prestados a la patria como un verdadero héroe civil.

Es un vídeo cortesía de la Uninorte en que Eligio Ayala aparece en un balcón contemplando un acto público. Según dicen, es la única imagen en movimiento que existe de Eligio Ayala.

Share