Ivanka Trump se reúne con mujeres líderes saudíes y activistas

Ivanka Trump, que viajó a Riad como parte del equipo de consejeros del presidente, llegó a la corte real saudí junto con su esposo Jared Kushner. En esta oportunidad, y siendo el primer viaje oficial de su padre como presidente al exterior, eligió un vestido largo con grandes flores estampadas y unos stilettos nude. La primera Dama ni la hija usaron velo, cuyo país, como es conocido, reprime bastante a la figura de la mujer.

Karen DeYoung del Washington Post elaboró un extenso artículo sobre la visita oficial del Presidente de los EE.UU. en Arabia Saudita. En este país, por cierto, a las mujeres se les prohíbe concudir vehículos, debe cubrirse desde la cabeza hasta los pies para salir en público, y requiere el permiso de un “tutor masculino” para viajar fuera del país.

“En todos los países, incluyendo los Estados Unidos, las mujeres y las niñas se enfrentan a desafíos”, resaltó Trump a un pequeño grupo de mujeres saudíes que se reunieron para dialogar con ella sobre cómo construir sobre sus éxitos. “El progreso de Arabia Saudita, especialmente en los últimos años, es muy alentador”, dijo Trump, “pero todavía hay mucho trabajo por hacer”.

Como anfitriona de la reunión estuvo acargo de la princesa Reema bint Bandar, la vicepresidente de la Autoridad de Deportes de la Mujer, que dijo que había conocido a Ivanka Trump, porque ambos tenían una vida en el comercio minorista. “Y hoy”, dijo la princesa, “que tanto nos encontramos bastante interesante en puestos gubernamentales donde esperamos hacer una diferencia para el futuro de las mujeres”.

A pesar de todo lo manifestado, la situación poco o nada ayudará. Las mujeres que se reunieron con Ivanka tiene un “tutor masculino”. La lucha por los derechos de la mujer seguirá siendo mínima en Arabia Saudita. Ni la princesa Reema ni otras líderes han hecho cambios, por ejemplo, en la eliminación de “tutor masculino”.

Autor entrada: Carlos Alberto Valdez