¡No soy yo, son las palabras!

El candidato a Senador de la Nación por el Partido Colorado, Nicanor Duarte Frutos, expresidente de la República, fue consultado por ABC Cardinal sobre la situación política de su partido, los candidatos y, por supuesto, si tanto él como Horacio Cartes se encuentran (o no) habilitados para ser Senador activo, a pesar del estatus de expresidente.

Dijo, entre otras cosas, que: “En aquella oportunidad se vio la senaduría vitalicia como una manera de darle tranquilidad al Gral. Andrés Rodríguez, que no logró la reelección”. Ya que, “el senador vitalicio es una distinción, que tenga fueros y pueda ir a expresar sus ideas, pero no puede tener votos. Si quiere votar, un expresidente tiene que competir”.

Enfatizó, por otro lado, que “el verbo ‘serán’ dentro de la frase ‘los expresidentes serán senadores vitalicios’ es imperativo, pero se obliga solo al Congreso, atendiendo a que son constantes las fracturas políticas”. Por este motivo, los exmandatarios sí tienen derecho a ser senadores activos: “Es un derecho, pero no una obligación, señaló. Sobre el punto, en el 2012 el exministro de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Victor Núñez, en conferencia sobre “Derecho procesal constitucional” desarrollada en Encarnación, preopinó sobre el tema, en la cual él sostuvo que “un expresidente sí puede ser senador activo”.

Es importante recordar que esta controversia la Corte resolvió a través del Acuerdo y Sentencia N° 404 de fecha 30 de agosto de 2010, en la cual anuló la resolución (Nº 650 del 27 de junio de 2008 y Nº 54 del 26 de agosto de 2008 que nombraban a Jorge Antonio Céspedes Colmán senador) de la Cámara de Senadores, presidida en aquel entonces por el Dr. Miguel Abdón Saguier. Básicamente dijo que la competencia exclusiva de decidir quién puede ser candidato o no la tiene el Tribunal Superior de Justicia Electoral, no el Senado.

Algunos sostienen que la Máxima instancia judicial aún no se expidió sobre el fondo de la cuestión, es decir, que la Corte solamente anuló la resolución de la Cámara de Senadores, estableciendo que esta no es competente para decidir quién puede ser o no senador activo.

Sobre el punto, es necesario realizar aclaraciones al respecto: cuando se consulta a un exconvencional constituyente, sus opiniones son meramente doctrinarios, no vinculante, ya que la convención desapareció una vez promulgada la Constitución del 92. Por tanto, toda opinión emitida por los mismos, carece de relevancia judicial.

A simple lectura, cuando la Constitución (no sólo la Constitución, sino también la ley, reglamento, etc.) establece un catálogo de quiénes son “incompatibles” o “inhábiles” para postularse a un cargo electivo, significa que los no incluidos en dicha lista sí están habilitados. Pareciera ser simple resolverlo de esta manera, empero utilizando una interpretación restrictiva (reducir el significado, no ampliarlo), el dilema desaparece. A pesar de lo dicho, la solución a los casos difíciles siempre es altamente controvertida, a causa de las ambigüedades o vaguedades de las palabras. ¡No soy yo, son las palabras!

Correo: carcav32@gmail.com | Twitter: @3CAV | Facebook: Carlos Alberto Valdez | Instagram: carlos_alberto_valdez

Autor entrada: Carlos Alberto Valdez